sábado, 10 de junio de 2017

APARECÍ :D

Hola gente!!! 

Ya sé que he estado desaparecida! Perdón por tanto tiempo de silencio!! :(
Mi vida se ha convertido en un caos, hace un mes ya desde que inauguré mi peluquería en mi pueblo y estoy tratando de llevarme bien con mi nueva rutina! Intentando hacer un balance entre mi pasatiempo y mi trabajo!! 
Les quiero comunicar que Lazos está en la recta final!!! Me restan por escribir los EPILOGOS y luego hacer una corrección general para que la calidad de la lectura sea la que se merecen! 


O sea, que... si no fuera por el CASI ya estaría compartiéndolo con ustedes jaja


Falta un poco de cocción todavía ;) jajajaja


Un poquito mas de espera les pido, una pisca, y lo tendrán listo para disfrutar!!! ♥♥


Sepan que extraño pasarme seguido por acá, y los leo siempre en cuanto puedo, me encanta saber de ustedes! 
No me gusta hacerlos esperar tanto, y perdón otra vez por eso. Aun así agradezco su paciencia y la buena onda de siempre!!!


SALUDOS ETERNOS A TOD@SSSS


L@s quierooooo! ♥

jueves, 20 de abril de 2017

LAZOS: Adelanto 5

"Mis ojos se empañan al mismo tiempo que los de Aye, y mi alma se parte en débiles segmentos por lo que me está confesando. Sí, sabía que la había lastimado, aun así duele como la mierda escucharlo venir de su voz quebrada mientras se sujeta a mí con fuerza.
Te odié. Te odié y me impresioné al mismo tiempo. Y me fui cuando sabía que podía quedarme e intentarlo de nuevo, porque necesitaba que me dieras algo en qué creer. Entonces viniste a buscarnos, dejaste todo atrás por nosotros. Y me mostraste cómo puede ser la vida estando juntos, ¿cómo no iba a enamorarme? 
» Por todo eso, porque te amo y te necesito, te pido que vayas a hacer lo que tengas que hacer, lo que tu instinto te pida… pero antes, por favor-por favor- prometeme que vas a volver. Ya no me imagino la vida sin nosotros tres juntos…
Por varios segundos estoy sin habla, completamente mudo. En mi pecho los latidos aumentan tamborileando como locos, porque jamás me he sentido así en mi vida. Mareado, agitado, emocionado. Tantas sensaciones al mismo tiempo.
Sos lo mejor que me pasó en la vida—al fin desenredo mis cuerdas vocales—. Vos y Nahuel son lo único que necesito para seguir. Y por supuesto que te prometo que voy a volver. No va a pasarme nada porque tengo un motor detrás que me da confianza y fuerza. Me hace invencible. Y ese motor son ustedes. Voy a regresar, nos vamos a mudar a esa preciosa casa y vamos a darnos lo mejor el uno al otro. Vamos a criar a ese milagro que la vida decidió darnos y seremos felices, eso también es una jodida promesa."

AUGUSTO


Facebook: 

viernes, 24 de marzo de 2017

LAZOS: Adelanto 4

"Se separa un poco y me mira, al fin sus ojos negros han perdido la humedad y están limpios y listos para lo que viene. Y emocionados con mis palabras. La anestesista rompe el momento, avisando que inyectará ahora mismo y Ayelén pone todo su esfuerzo en quedarse inmóvil, encontrando apoyo contra mi pecho y en mis brazos. Para cuando la mujer termina y ella puede volver a recostarse, la asisto con atención y antes de alejarme planto un beso en su sien, respirando su aroma.
— ¿Augusto?—su voz me alcanza al dar un pequeño paso atrás.
— ¿Sí?—retiene mis dedos nuevamente.
No te vayas de mi lado—pide, sus pupilas brillantes en las mías.
—Nunca—prometo, seriamente—. Nunca más."



miércoles, 1 de marzo de 2017

LAZOS: Adelanto 3

"— ¿Sabes, hermano?—insiste ella, mirándome con algo que se parece mucho a la compasión en los ojos—. Me recordás mucho a los chicos de mi edad. 
Ese comentario pone una sonrisa divertida en mi rostro pesado y me lo tomo como una broma tonta con la que intenta molestarme en vano.
—En serio—acosa, no entra en mi juego, lo dice totalmente en serio—. Cada vez que debes tomar una decisión importante te atascas—se pellizca el labio, hace eso todo el tiempo siempre que está hablando sobre algo que la afecta—. Gus, sos mi héroe, lo sabes. Pero a veces sos tan inmaduro. Tan esquivo. Y no puedo evitar sentirme terriblemente triste por vos. Por la vida que elegís llevar, sin ataduras, ni compromisos. Sin relaciones profundas… y no estoy hablando de tu lealtad hacia el club. Me refiero a algo más personal e íntimo. A veces no soporto pensar en que te-te negás a formar lazos porque—traga con fuerza y quita la atención de mí para ponerla en su plato—porque estás atascado. 
Atascado.
Si alguna vez mi hermana menor y yo teníamos que tener una conversación tan seria y desacorde con nuestra relación, tenía que suceder hoy. Ahora. Cuando estoy en el limbo, luchando con algo grande. Precisamente, atascado. Ahí es donde me doy cuenta que mi hermana… mi pequeña de quince años sabe mucho más de la vida y de mí que yo mismo."

AUGUSTO


FACEBOOK: 
GOODREADS: 

domingo, 29 de enero de 2017

LAZOS: Adelanto 2

"Estoy secando la única lágrima que se digna a bajar cuando me atieso en una baldosa entre la sala y la cocina, mirando fijamente unos grandes ojos marrones en un rostro muy joven y pálido. Rizos largos crean un marco alrededor de su mirada tan profunda que no puedo quitar mi atención de ella. Ambas estamos inmovilizadas y afrontadas.
A continuación se me ocurre una idea horrible y mi ánimo baja otros escalones más. Drásticamente.
Es incluso más joven que yo, susurra una molesta voz interior. Esto no puede estar sucediendo. Oh, pero sí, porque Augusto sale de las habitaciones colocándose una camiseta encima de su desnudo torso tatuado y los latidos de mi corazón aumentan, opacando otros sonidos en mis tímpanos. Me muerdo el interior de las mejillas para evitar decir algo de lo que luego me toque arrepentirme. Sin embargo, sale expulsado sin mi permiso y suena tan amargo que preferiría hundirme.
— ¿En serio?—carraspeo, ácida—. ¿Cuántos años tiene? ¿Trece?
La chica abre los ojos incluso más grandes de lo que ya son, estos resaltan en su hermosa, y remarco hermosa, cara. Por un momento me tiembla algo en el pecho. Y es más que disgusto. Augusto entrecierra lo ojos, se fija en mí detenidamente y me encojo, desviando la vista a otro lado, avergonzada.
—Buenos días—interviene él, tengo que mirar para ver si realmente está sonriendo como suena o sólo lo estoy imaginando. No, claro que sonríe, y muy ancho el imbécil—. Te presento a mi hermana, Vicky.
Mi boca se abre y tengo que cruzar los brazos sobre mi pecho para no recurrir a esconderme detrás de mis manos."

Ayelén



Facebook: 
Twitter: 
Goodreads: 

lunes, 9 de enero de 2017

LAZOS: Adelanto 1

~" — ¿Tu nombre?—insiste mientras la toma, rozándome los dedos.
Una bola áspera se me atasca en la garganta a causa del contacto.
— ¿El tuyo?—pregunto a cambio.
Una sonrisa torcida cambia las arruguitas en su precioso rostro, lo hace ver más como un niño travieso.
—Gusto—pronuncia.
— ¿Gusto?—frunzo el ceño, extrañada.
—Augusto—corrige.
Sonrío y asiento.
—Ayelén—recito el mío.
Toma una cuchara de la pequeña mesa junto al fuego y se ríe.
—Un gusto… Ayelén—guiña.
Luego se levanta y se marcha, alcanzando a su amigo. Mi respiración se agita, y me apuro a limpiar el sudor de mis mejillas con ambas manos. Me relamo los labios y disimulo cuando Ma regresa junto a mí y prepara mi ración. Le doy las gracias sin mirar realmente hacia ella, sigo perdida en esos pozos profundos que me miraron como ningún hombre lo hizo antes. Y en el timbre de su voz cuando dejó ir mi nombre, como si decirlo lo liberara. Y su sonrisa llena de promesas. 
Augusto.
Me gusta. Me gusta demasiado y lamento que haya llegado tan tarde, porque no hay nada que pueda hacer al respecto. Soy una chica comprometida ahora."~



Facebook: 
Goodreads: 
Twitter: 

jueves, 13 de octubre de 2016

LO QUE SE VIENE

Hola a tod@s!!!! 
Espero que estén todos de maravilla! 

Acá vengo a informarles que la próxima novela será *LAZOS* la última, el final, de los Leones.

Y quiero hacer una aclaración y de paso pedir MIL DISCULPAS!!! Estoy muy avergonzada y apenada por la cag*da que me mandé...
Resulta que me han estado preguntando sobre LAZOS en la última entrada "Muy Pronto" y yo he prometido que el PDF saldría el fin de semana (anterior) cuando no es así... 

Yo estaba hablando de Ángel o Demonio, y por despistada hice todo al revés... 

Fue un mal entendido mío, que por entrar desde el celular, no me fijé bien en qué entrada me encontraba... (No va a volver a pasar, lo aseguro)

Así que aclaro que NO HE COMENZADO LAZOS. Recién ahora me estoy organizando para ver cuándo me hago tiempo para empezarlo... 

De verdad, pido MIL MIL MIL DISCULPAS por mis despistes (este no es el primero). Vivo tanto en las nubes que me suelen pasar cosas como estas. Me siento muy mal porque hay gente que se ha ilusionado en vano creyendo que Lazos vendría pronto...

Ojalá sepan personar este ENORME desliz... 

Como compensación, voy a dejarles como adelanto un pequeño fragmento que ya tenía escrito desde hace algún tiempo... Tal vez no compense el golpe de enojo y desilusión del momento pero espero que lo calme un poco...



"Había sido lo suficiente buena para ocultarlo por meses. Porque me avergonzaba y tenía miedo. Porque sabía que me había equivocado y todavía no quería hacerle frente a las consecuencias. Duras consecuencias.
Lo cierto es que… cometí un terrible error y no sólo yo iba a pagar la vajilla rota de la fiesta que salió mal. Había otras personas en juego, y era demasiado cobarde para mirarlas a la cara. Era igual de cobarde y egoísta, en la misma exacta medida. 
Sólo había querido ser deseada y tocada de esa manera enloquecida que parecía sólo existir en las novelas que encontraba a escondidas en el rincón más alejado de la biblioteca de la ciudad. Quería que me miraran con hambre y no pudieran refrenarse hasta conseguir una buena dosis de mí. Lo necesitaba, al menos una vez en la vida. Una única vez. Si iba a casarme con alguien que no me quería de esa forma, al menos iría por mi cuota de adoración para guardar por siempre la experiencia.
Entonces llegó este hombre al recinto, unido a la manada de Leones montados en Harleys, y ya no pude quitarme la idea de la cabeza y el corazón. Demasiado lleno de sí mismo, oscuro y hermoso a un extremo doloroso como para ignorarlo. Una sola vez cruzamos miradas… y lo supe. Supe que lo quería a él. Porque recibí esa descarga eléctrica que había leído tantas veces ser descrita. 
Aun con mi poca experiencia me las arreglé para que leyera mis señales con claridad. Y tuve mi deseo cumplido. Mi único deseo eterno. Y fue épico, divino e incomparable con nada.
¿Debería aclarar que me arrepiento? Porque no lo hago, a pesar de que todo se haya desmoronado y ahora estoy siendo castigada.
—Papá, por favor—ruego, terriblemente asustada—. Lo suplico, pa. Quiero volver con mamá, ella me dijo que me ayudaría… 
Amaru es un hombre poderoso que destila respeto. Todo quien lo conoce acaba enganchado para siempre, manteniéndose leal a él. El mundo lo adora. Porque es justo, fuerte y humilde como ninguno. Y es duro con sus hijos, no espera menos de nosotros de lo que nos enseñó. Desea con desesperación que conservemos los valores que tanto se esforzó en inculcarnos. Y yo soy la primera en la familia que le falla. Yo, su única hija, y la pequeña de todos los hermanos.
Dios, odio la forma en que me mira.
—Es tarde para lágrimas, muchacha—exclama altivo, observando el recorrido a través de la ventanilla del coche que mi hermano conduce—. Lo hubiese pensado antes.
Trago, despejando mi garganta. Cuando me trata de usted se me hace duro de digerir. Si no supiera ya que las lágrimas son inútiles con él, les permitiría salir. Pero temo mostrarme aún más débil, porque él siempre ha querido hijos fuertes y decididos. Quiere sentirse orgulloso, y en mis diecinueve años no pude lograrlo ni una sola vez.
—Él no me quiere—murmuro, esforzándome para no sonar tan miserable.
—Oh, te quiere—interviene Newén, observándome por el retrovisor—. Te quiso lo suficiente para tenerte…
—En tiempo pasado, hermano. No te confundas—le advierto—. Sólo fui una revolcadita de nada… tuvo una probada. Bastante como para no volver nunca más.
A mi padre no le hace gracia el comentario. 
Suspiro. Es de ayuda que sea mi hermano del medio quien ha elegido conducirnos en este viaje. Porque si fuera el mayor, Tay, correría un río de sangre nada más pisar nuestro destino. 
Destino frío y desolador. Gris y sin esperanza.
El coche entra en un estacionamiento e impido que mi boca caiga abierta al descubrir el lujo que rodea a los Leones. Bueno, no lujo. Pero estos sí que viven como quieren. Con razón ni siquiera se acostumbran a nuestros duros y rocosos pagos, donde no hay electricidad en la noche. Por mi parte, daría lo que fuera por estar allí ahora mismo, enterrando mis pies descalzos en el polvo, jugando con mis primos más pequeños. 
El coche se detiene. Matando mis esperanzas en otras opciones. No hay otro arreglo para esto, tengo que enfrentarme a mis errores. Mi padre no va a perdonarme jamás si evito esto.
Amaru se apea y no pierde el tiempo, enseguida descubre su pistola, ni me espera al avanzar hasta la puerta del bar estilo cabaña. El primero en aparecer, por supuesto, es el líder. Y tiene una sonrisa de bienvenida y sorpresa en su cara, que se borra completamente al verme justo detrás. Sabe que esta visita sin avisar trae inconvenientes a cuestas.
—Exijo ver a tu chico, León—le suelta mi padre, su expresión de piedra.
Mis labios comienzan a temblar y las lágrimas caen, porque ya no puedo aguantarlo. Es demasiado humillante, sólo quisiera esconderme de toda esta gente que está saliendo al exterior, como hormigas de un hormiguero destruido, a ver qué es lo que ha sucedido. Todo es un drama. Yo nunca quise uno. Sólo ansiaba tener una noche para mí, con quien yo deseara. Está bien, sé que mentí, sé que fui sucia… pero mis intenciones no eran hacer daño a nadie.
Mi hermano se me acerca y me aprieta el hombro como consuelo. Yo estoy demasiado enfocada en que mis piernas no se aflojen cuando una figura morena rodeada de risos oscuros enfila hacia nosotros, preocupado. 
— ¿A mí me buscaban?—dice, y me ignora por completo.
Lo que duele más de lo que quisiera. Porque no quiero reconocer que me he quedado prendada de él después de aquella noche en la que le regalé mi virginidad. Para mí sí fue especial, no importa si él apenas me recuerda.
—Acá te traigo las buenas nuevas—lo enfrenta mi padre monótono de tanto resentimiento—. Lleva su hijo en el vientre, usted decide qué desea hacer con eso… 
El rostro de Augusto de calienta, poniéndose rojo de ira.
—No puede ser, señor—escupe, tenso—. Es imposible. Usé protección.
Miro el suelo, sintiéndome tan humillada que podría sólo desmayarme. O morirme. Creo que lo último sería lo mejor.
—Bueno… esa protección debe de haber fallado—gruñe papá.
Mama… mama… mi mama. Lo que daría porque estés acá. Querida, necesito tus brazos a mí alrededor. Como cuando era pequeña y le temía a la noche. Como cuando me dijiste que me fijara sólo en las estrellas y olvidara la oscuridad. No hay estrellas hoy, mama. Tengo mucho miedo”.
—Ayelén—prueba mi padre, frío.
Me acerco, todavía mirando mis pies. Él me levanta el mentón, obligándome a mirar a Augusto a los ojos. El odio que hay allí desintegra todo en mi interior.
—Sólo… he intimado con vos—susurro, papá sujeta más fuerte mi cara—. No he estado con nadie más…
Augusto toma nota de mi vientre de casi siete meses, ya lo bastante abultado para notarlo bajo la ropa.
—Debe ser de otro—insinúa.
Lo que causa más humillación, porque está llamándome “puta” delante de toda esta gente.
—Si ella dice que es tuyo, es tuyo—insiste Amaru—. Y acá se quedará, bajo tu supervisión.
Me da un pequeño empujón hacia él, como ofreciéndome en sacrificio. Vuelvo la vista al suelo. 
—Está bien—responde el aludido—. Veremos cuando estén listas las pruebas de ADN—sonríe, despectivo.
Me toma del brazo y me envía adentro, sin siquiera una segunda mirada. No sin antes susurrarme unas palabras de bienvenida al oído.
—Al final, tuviste que volver a joderme la vida Ayelén Mamana—agrio, con intenciones de herir.
Y lo logra. Camino al interior de ese bar entumecida de pies a cabeza, como yendo en dirección a mi sentencia de muerte.
No sólo he arruinado su vida, sino la mía y la de nuestro hijo.
No hay esperanzas de un feliz nacimiento para él."


ESPERO SEPAN PERDONARME!
PROMETO TRAERLES UNA HISTORIA INOLVIDABLE!

¡LOS QUIERO!